Gibón de manos blancas
Datos generales

  • Clase: Mammalia
  • Orden: Primates
  • Familia: Hylobatidae
  • Género: Hylobates
  • Especie: Hylobates lar

Could not save XML file

Could not save marker XML file (/var/www/vhosts/riosafari.com/httpdocs/wp-content/uploads/wp-google-maps/64markers.xml) for Map ID 64

Distribución

 

Sumatra, península Malaya, Tailandia y Myanmar.



Grado de amenaza


¿Qué es esto?

Hábitat

Bosque tropical de hoja perenne.

Características

El gibón de manos blancas pertenece al grupo de los simios menores. Comparten algunas características con los grandes simios, como un cerebro grande, una cara plana con mandíbulas cortas, una postura más o menos erecta, pecho ancho, y carencia de cola.

Son pequeños y ligeros. Tienen brazos muy largos y el cuerpo delgado. Tienen un anillo de color blanco que rodea la cara, y las manos y los pies blancos.

Comportamiento

Se caracterizan por su peculiar forma de desplazamiento, utilizando los brazos para ir de rama en rama; esto se conoce como braquiación. Cuando se desplazan por el suelo lo hacen de forma bípeda. Son animales diurnos, están activos durante el día y por la noche duermen. Nos construyen nidos, duermen sobre los troncos elevados o ramas de los árboles. Son animales territoriales, cada familia defiende su territorio mediante cantos y vocalizaciones que pueden ser escuchados a más de un kilómetro.

Alimentación

Prefieren la fruta sobre cualquier otra cosa, sobre todo las que tienen un alto contenido en azúcares, como los higos. Los gibones son omnívoros, que se alimentan tanto de frutas como de animales.

Reproducción

Normalmente se establecen en parejas monógamas, aunque la poliandria puede ocurrir. Se suelen reproducir cada 3 años. El periodo de gestación es de aproximadamente 7 meses. El grupo social se compone del padre, la madre y los hijos. Las crías son expulsadas de la unidad familiar cuando alcanzan la madurez sexual, esto ocurre cuando alcanzan los 6-8 años de edad.

Estado de conservación

Clasificado como Amenazado por la UICN, el número de gibones en estado salvaje decrece, debido mayoritariamente a la pérdida de su hábitat y a la caza furtiva.

 Esta especie se encuentra protegida por el apéndice I de CITES desde 1975.