Tití común

Distribución
El tití común es un platirrino o mono del nuevo mundo. En el pasado su población se extendía por la costa nordeste de Brasil, pero tras la liberación, tanto internacional como accidental, de algunos individuos cautivos, a lo largo de los años veinte su distribución se extendió también por el sudeste brasileño, hasta ciudades como Río de Janeiro, donde el tití común se ha convertido en una especie invasiva, creando polución genética al reproducirse con especies similares y alimentándose de los huevos de los nidos de aves autóctonas.

Grado de amenaza


¿Qué es esto?

Hábitat

Los titíes pueden sobrevivir con éxito en una gran variedad de hábitats, desde bosques costeros atlánticos, hasta bosques semi-caducifolios tierra adentro, pasando por bosques ribereños u otros más secos, e incluso en hábitats de contorno, en los límites donde se encuentran hábitas diferentes. Fueron introducidos en otras áreas y actualmente se les puede ver por las calles de Río de Janeiro o Buenos Aires.

Características

El tití común puede medir unos 20 centímetros de alto y pesar unos 300 gramos. Se caracteriza por poseer dos grandes mechones de pelo blanco a ambos lados de la cara. El pelambre es jaspeado, de grisáceo a negruzco, y la cola larga es anillada.

Comportamiento

El tití común suele vivir en grupos estables de unos quince individuos, con una pareja dominante entre ellos que es la única que se reproduce. La pareja reproductora necesita que los demás miembros del grupo cooperen en el cuidado de las crías, y con esa exigencia anulan la disponibilidad conductual y fisiológica de los otros para tener sus propias crías. Aparte de la dominación primaria de la pareja reproductora, los demás individuos también tienen una jerarquía establecida según la edad de los individuos, y se expresa a través de gestos, posturas y vocalizaciones. Los subordinados suelen acicalar a los dominantes.

Alimentación

La mayor parte de la dieta del tití la forman las exudaciones de los vegetales. Clavan sus uñas en los troncos y chupan la sustancia que se segrega. Ésta constituye una fuente fiable de alimentos, en épocas en las que la fruta escasea. También se alimentan de la fruta cuando la hay, de néctar, semillas, flores, pequeños lagartos o huevos que encuentran en los nidos de los árboles.

Reproducción

Si las circunstancias del entorno son favorables, las hembras adultas se reproducen regularmente durante el resto de su vida. Las hembras enseñan la lengua a los machos para mostrar disposición. La gestación dura unos cinco meses, y tan solo diez días después del parto la hembra ya puede volver a quedarse embarazada.

Estado de conservación

En la actualidad el tití común es una especie abundante y no se encuentra en peligro de extinción. Su hábitat, sin embargo, sí que está experimentando una rápida degradación por causas humanas. Los titíes son capturados y comercializados como mascotas; pero, si bien son mascotas comunes, suelen ser difíciles de manejar conforme crecen, y entonces los dueños suelen acabar matándolos o abandonándolos. También es la especie de primate no humano más usada para la experimentación médica, y su estudio como organismo modelo se lleva a cabo en áreas de investigación como por ejemplo la obesidad, el envejecimiento, la inmunología o la reproducción.