Conservación y sostenibilidad, en primera línea para 2019

Entra un nuevo año, nuevos retos y expectativas. En Río Safari Elche debemos mirar primero hacia atrás para dibujar las líneas que definirán nuestra actuación en el futuro. El parque ha cumplido 35 años y es un referente para las miles de familia que lo visitan cada año. Se encuentra actualmente en una fase de continuo crecimiento y metido de lleno en destacados proyectos que le sitúan a la vanguardia de los principales parques europeos. Retos muy ilusionantes que permiten mirar al 2019 que entra con optimismo y mucha energía para seguir por la línea marcada en los últimos años.

El trabajo de conservación sigue siendo el eje que mueve a Río Safari Elche. El parque ha aumentado su presencia en proyectos conservacionistas de nivel europeo. El objetivo no es otro que el de tratar de mantener en cautividad especies que se encuentran en serio riesgo de extinción en sus respectivos hábitats naturales. Los motivos de esta situación son diversos. Tala descontrolada de árboles, producciones masivas de aceite de palma, conflictos armados. El resultado es el mismo: la destrucción de la naturaleza y el consiguiente perjuicio para muchas especies cuya población se está reduciendo progresivamente. Hay que actuar y no queda margen de error. Río Safari lleva años trabajando por este camino.  En colaboración con otros centros del continente, organiza y gestiona el mantenimiento y desarrollo de especies amenazadas que podrían desaparecer en un corto espacio de tiempo si no se toman medidas urgentes. La reproducción en cautividad es un remedio que, aunque no corta de raíz el problema, sí que ayuda a reducir los daños y abre nuevas puertas a la esperanza de cara a un futuro a medio y corto plazo.

Especialmente grave es la situación del orangután. Localizado en las islas asiáticas de Borneo y Sumatra, su hábitat se va perdiendo debido a la mano del hombre. Este año se ha hecho viral una imagen de un orangután tratando de parar una máquina excavadora. Es espeluznante. Tanto como que si se mantiene este ritmo, esta especie podría desaparecer en un periodo de diez años. Un dato estremecedor. Río Safari acoge a cuatro orangutanes de Borneo y ha centrado sus esfuerzos en la creación de un grupo reproductor. El orangután no es la única especie en peligro. Según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), hay más de 26.500 especies amenazadas de extinción. Esto significa el 27% de toda la población mundial animal. 

Bajo estos programas nació hace 18 meses Dama, una cría de jirafa de Angola; la primera de su especie que nace en tierras ilicitanas. Hace dos años la jirafa fue declarada en peligro de extinción. La población mundial de este animal en 2015 era de 97.000 individuos, frente a los 160.000 censados en 1985. Hipopótamo pigmeo, mangabey de cresta negra, bisonte americano, leones blancos o jaguares son algunas otras especies que pueden encontrarse en nuestras instalaciones y que presentan riesgo de desaparición.

La línea social de Río Safari Elche también se enmarca en el Proyecto TAO, una terapia alternativa con leones marinos que ha acogido a más de 3.000 participantes desde 2006. Estos animales significan una herramienta muy motivadora que mejora el bienestar de colectivos vulnerables. Usuarios con síndrome de down, autismo o parálisis cerebral, entre otros síntomas, encuentran en estos baños terapéuticos un espacio de convivencia y de mejoría gracias al trabajo con los leones marinos. Entre los meses de mayo y septiembre es posible conocer estas terapias que han generado miles de sonrisas y queremos que así siga siendo en 2019.

Tanto el trabajo de conservación como el de concienciación solo alcanzarán su pleno rendimiento si se ponen en marcha campañas didácticas que expliquen y eduquen en estas materias. En ese sentido, el recorrido por Río Safari Elche es un continuo aprendizaje sobre el mundo animal. El visitante encuentra proximidad y cercanía con las especies, siempre desde el respeto y la seguridad.  En ese sentido, se han potenciado los encuentros con animales de la mano de los cuidadores y el carácter didáctico de las exhibiciones o la visita en tren. Estos proyectos no serían posibles sin el apoyo de quienes cada año visitan el parque. En 2018 la afluencia ha aumentado por sexto año consecutivo, hasta superar la cifra de los 140.000 visitantes anuales. Números de los que estamos enormemente agradecidos y que nos animan a mirar hacia adelante con más ilusión y energía si cabe. La creciente confianza de la sociedad es un apoyo muy importante que supone también un impulso a los proyectos que tenemos en marcha y que queremos reforzar en el 2019.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies